parallax background

PARÍS EN 1 DÍA: QUÉ VER EN LA CIUDAD DE LA LUZ

 


ÚNETE CONMIGO Y VIVE MI PRIMER VIAJE A PARÍS

SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS

Después de unos días recorriendo la región de Alsacia, perdido entre casas medievales y catedrales que quitan el hipo. No podía irme de Francia sin visitar París, la ciudad del amor, la ciudad de las luces, la ciudad de los mil nombres, la ciudad de las mil caras. 

Partiendo de Alsacia rumbo a la Región Parisina, en un trayecto de 5 horas de viaje en coche, os contaré mi experiencia en la ciudad de los mil nombres. 

[ Puedes ver aquí mi paso por Alsacia

 

PARÍS

HISTORIA

Con mas de 2.000 años de historia, cuando París era romana. Una tribu gala Los Parisii” fundaron esta ciudad alrededor del año 259 a.C. en la orilla del río Sena y de donde proviene el nombre de París,  antiguamente conocida como Lutetia o cuyo nombre completo era Lutetia Parisii.

Es una de las ciudades más visitadas del mundo, rica en cultura, la mejor gastronomía, las tiendas más vanguardistas y un maravilloso centro histórico de románticos rincones donde hubo revueltas, revoluciones y rebeliones hasta el declive de la monarquía.

La llegada de Napoleón III junto con la presencia del Barón Haussmann y con un imperio napoleónico, fue el hombre que arrasó el París antiguo para convertirlo en la Ciudad de la Luz.

Conquistada por las tropas prusianas en el año 1871, proclamándose la Tercera República, se promovió la construcción de la Torre Eiffel, en 1889, siendo esta símbolo de la ciudad a nivel internacional.

Llegando la época contemporánea, con muchos cambios en la capital parisina, resistiendo a los numerosos bombardeos de la dos guerras mundiales, lo que le llevó a un proceso de reconstrucción en diferentes áreas de la ciudad.

Acontecimientos como, el Mayo francés o Mayo del 68, una serie de protestas iniciada por grupos estudiantiles y catalogada como la mayor huelga general de la historia de Francia y de Europa occidental. 

Y recientemente los ataques terroristas en la capital y su suburbio de Saint-Denis en noviembre de 2015, en los que murieron 137 personas y otras más de 350 heridas.

EXPLORANDO Y DESCUBRIENDO

LA CIUDAD DE LA LUZ

No hay duda de que París es una de las ciudades más bellas y espectaculares del mundo. No estaba prevista en mi viaje, como casi todo, fue resultado de mi curiosidad e improvisación que me llevara a ella.

¿Quién no quiere conocer una de las torres más famosas del mundo, pasear por los puentes sobre el río Sena, recorrer la gran avenida de los Campos Elíseos o visitar el museo de Louvre entre otras muchas cosas ? Un viaje a París es algo que todos queremos hacer y por lo menos visitarlo una vez en la vida.

He tenido la suerte de perderme entre sus calles, explorarla y descubrirla sin saber nada de ella, lo único que sabía era haberla visto en fotos, una vez aquí podía tocar cada monumento y decir: “Eres real? Estoy aquí?” Una experiencia sin igual.

En mi día y medio en la ciudad del amor y de la luz, vamos a imaginar que partimos desde la ventana del hotel para dar un largo e intenso paseo por esta maravillosa ciudad.

 

ITINERARIO

Un largo paseo visitando los monumentos más importantes de la ciudad parisina que empieza desde el Campo de Marte hasta terminar en la Torre Montparnasse en un día.

Despidiéndome, momentáneamente, de las vistas que me dejaba la ventana del hotel, coger el ascensor, bajar a desayunar para coger energías del largo día que me esperaba, entre la emoción y la curiosidad que me recorría por el cuerpo, el desayuno voló en 5 minutos.

Con la mochila lista, la cámara en mano y el móvil en la otra, dejé el hotel y salí a explorar y a descubrir París!

A 5 minutos del hotel está el Campo de Marte, donde empezó el recorrido, con un tiempo bastante irregular entre una lluvia ligera y con un cielo bastante nublado, dicen que es normal, se agradece para las fotos pero un rallo de sol siempre es bueno y se agradece.

No había visto un jardín tan grande, parecía que no tenia fin y el tamaño de la Torre Eiffel lo hacía más largo aún. Es un lugar para relajarse, pero no en esta época precisamente, quizá con un con paraguas y una silla sean los complementos idóneos para disfrutar de estas vistas a ras del suelo.

Después de cruzar el Campo de Mars, rodear a escasos metros la Torre Eiffel, pasar los carruseles que hay en cada punta de el Pont d’ léna para llegar a la Plaza y los Jardines del Trocadero. Donde tienes unas vistas increíbles y si tienes tiempo, quedarte a contemplarla durante unos minutos, es una delicia.

 

Dejando atrás la Plaza de Trocadero, a 5 minutos andando por la avenida Kléber, puedes apreciar desde la lejanía uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, el Arco del Triunfo.

En cuanto llegas, quedas impactado del gran tamaño en comparación con la Puerta de Alcalá de Madrid, no cabe duda de que es un monumento imponente y uno de lo más celebres del mundo.

Este monumento está rodeado de doce avenidas (o doce signos) que hacen la forma de una estrella. Antiguamente llamada la Plaza de la Estrella (Place de l´étoile) por la estrella multicolor que constituye la rotonda en la que se encuentra y desde donde parten las doce importantes avenidas. Además, se encuentra alineado junto a otros dos más: el de Carrousel, junto al Museo de Louvre, y el de La Défense, la zona de negocios de la ciudad parisina.

Un arco para conmemorar las victorias de Napoleón.

Con una arquitectura de inspiración romana, este arco tiene una altura de 51 metros de alto y 45 metros de ancho, si nunca has estado antes aquí, te impresionará verla de cerca, pues es mas grande de como se aprecia en fotos.

Debajo del arco, encontramos una tumba, conocida como La tumba del soldado desconocido, en ella se da homenaje a todos los soldados que dieron su vida por Francia y del soldado sin identificar muerto en la I Guerra Mundial.

Una de las avenidas más famosas y obligatorias de visitar, es la de Los Campos Elíseos, que conecta el Arco del Triunfo con la Plaza de la Concordia. Una avenida que está dividida en dos partes. La primera llena de tiendas de moda, perfumerías, cines, restaurantes, cafeterías..etc.

Y la segunda encontramos el Gran Palais, el Petit Palais y el Palacio Elíseo con sus jardines. 

Antes de llegar a la Plaza de la Concordia, situados en la parte derecha de la avenida de los Campos Elíseos, en la avenida Winston Churchil cruzando el Puente Alejandro III, nos lleva a la Explanada de los Inválidos. De fondo se puede apreciar el Palacio Nacional de los Inválidos, donde albera los restos mortales del emperador Napoleón.

Llegando a la Plaza de la Concordia, si quieres disfrutar de una de las vistas más bellas de París, solo tienes que darte la vuelta y contemplar la avenida de los Campos Elíseos con el Arco del Triunfo como punto final.

La Plaza de la Concordia, es el centro de la ciudad y en ella encontramos el obelisco de Lúxor, proveniente del templo de Lúxor en Egipto.

En esta plaza hay una peculiaridad bastante curiosa, hay concentraciones de coches antiguos como modernos. En mi caso me encontré con este VW escarabajo de color azul turquesa, un color muy bonito y que destacaba entre los demás. Soy muy fan de este color, es precioso, no podía quedar mejor la toma que con la noria y el obelisco de fondo.

Dejando atrás la plaza de la Concordia, pasando el gran Jardín de las Tullerías, la vistas desde aquí son increíbles. Tanto por el día como por la noche.

Podéis disfrutar de un agradable paseo rodeado de arboles, esculturas y fuentes para terminar llegando al Arco del Triunfo del Carrousel Louvre. Os encantará!

Antes de llegar al Museo de la Opera Garnier, por la “Rue de Castiglione”, encontraréis este espectacular edificio de la tienda Louis Vuitton. Sin duda, un diseño muy peculiar.

A escasos metros tenemos una de las plazas más lujosas de París, la Plaza Vendome.

Rodeada de imponentes y sobrios edificios en los cuales se encuentran tiendas de gran prestigio como Dior, Chaner o Cartier y lujosos hoteles como Ritz y Vendome.

Si tenéis pensado comprar algo aquí, más vale que preparéis la cartera.

A escasos 5 minutos de la Plaza Vendome, encontramos la plaza de l’Opera, donde está situada la Ópera Garnier, también conocida como Palacio Garnier Ópera de París.

Es uno de los edificios más característicos de la ciudad, no llegué a entrar pero según lo que he visto, por dentro debe ser un autentico paseo rodeado de lujo, sobre todo por la gran escalera de mármol. Seguramente las personas que iban a la ópera, a parte de disfrutar del espectáculo, iban para ver y ser vistos.

Detrás de la Ópera Garnier, encontramos las Galerías Lafayette o su nombre completo en frances Les Galeries Lafayette Haussmann.

Es el mayor centro comercial de Occidente perteneciendo al grupo Galeries Lafayette/Nouvelles.

Para los amantes de las compras y el arte, estos diez pisos serán un paraíso ya que ellos mismos se definen como una “galería de galerías”.

En época navideña, puedes deleitarte con el gran árbol de navidad lleno de golosinas flotantes con animaciones cada cierto tiempo.

No puedes perderte el departamento de comida o la terraza con vistas a la gran ciudad.

Llegando al cabaret más famoso del mundo, el Moulin Rouge, es una parada obligatoria si estás en París. Aunque sea para tomarte una foto desde fuera.

Este famoso cabaret parisino lleva desde 1900 entreteniendo a su gente o a cualquiera que haya querido visitarle, si tienes una noche libre vale la pena ver el espectáculo de Moulin Rouge. 

Saliendo de la zona del Moulin Rouge, hay una avenida de doble sentido donde se encuentran muchas tiendas de sexshop con vitrinas abiertas y letreros bastantes llamativos en cada una de ellas. Le llamo el barrio de sex shops. Si sois bastantes curiosos, podéis entrar en algunas de ellas y echaros unas risas!

Dejando el barrio de sex shops, a mitad de camino para llegar a la basílica del sagrado corazón, encontramos uno de los lugares más romanticos de París, el muro de los te quiero.

Este muro situado en el barrio de Montmartre, es un monumento dedicado al amor y está erigido en el romántico jardín del Square Jehan Rictus, en la Place des Abbesses.

¿Qué persona no ha grabado sus iniciales, escrito su nombre o simplemente ha dejado su huella de un “Te quiero” en alguna piedra, corteza de arbol, papel o en un muro? 

Para los enamorados tienen su día de fiesta, el día de San Valentín. Es un buen plan si quieres tener un lugar de encuentro romántico donde el amor se conjuga en todos los idiomas.

Este muro tiene la frase “Te quiero” escrita mas de 1000 veces en más de 300 idiomas. De mil maneras, en mil idiomas.

 

Dejando atrás el romanticismo, entrando al barrio de Montmartre, llegamos a la Basílica del sagrado corazón. No sin antes pasar por la famosa Plaza del Tertre.

Es una famosa plaza porque allí, desde hace décadas, los retratistas y pintores llenan la plaza de sus obras al aire libre. Caminar por allí es como viajar en el tiempo o estar dentro de una escena de una película, todo muy bohemio. Está llena de cafés y creperías por lo que tomar algo mientras miras arte, es otro plan sin planearlo. Cabe destacar que en esta plaza pasaron artistas como Pablo Picasso. 

A escasos metros, dentro de la cuna de los impresionistas y de la bohemia parisina del siglo XIX, encontramos este espectacular local, Le Consulat.

En este restaurante iban los pintores más destacados a comer y beber, hoy en día es un lugar muy famoso y frecuentado por turistas. Puedes parar a tomar un café junto con un croque monsieu, un clásico francés.

Llegando a uno de los puntos más altos de la capital francesa, encontramos la Basílica del Sagrado Corazón, o en francés ” Basílica del Sacré Coeur”. Es uno de los lugares sagrados mas importantes de París.

Situada en lo alto de la colina de Montmartre, de 130 metros de altura donde deja estas espectaculares vistas de París.

Esta basílica, obra de Paul Abadie, comenzó  construirse en 1875 y se terminó en 1914. Las dimensiones del Sagrado Corazon son impresionantes, con sus 83 metros de longitud, sus 35 metros de anchura y una torre de 83 metros de altura, hacen de esta basílica un lugar único de la ciudad. Años más tarde de su construcción, se consagró como basílica en 1919.

Aquí podemos subir a la cúpula y la cripta. La cúpula ofrece unas fantásticas vistas de la ciudad pero no una de las mejores como pueden ser en el Arco del Triunfo o la Torre Eiffel. Si dispones de más tiempo, puedes visitar la cripta. 

Volviendo al centro de la ciudad, no podía no visitar uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. La Catedral de Notre Dame, una de las catedrales góticas más antiguas del mundo y en donde sus torres ofrecen unas vistas increíbles de París.

Esta catedral fue construida entre 1163 y 1245, su nombre esta dedicada a la Virgen María que significa Nuestra Señora. Tiene dos torres de 69 metros, donde se puede acceder a la parte superior de ellas y apreciar las vistas de la ciudad. También podéis visitar el campanario en el que vivió el Jorobado de Notre Dame y ver las múltiples gárgolas que tiene la fachada.

 

A pocos minutos de la Île de la Cité encontramos el primer monumento de importancia de la capital francesa, el Panteón de París. Fue el primer lugar donde se podía ver la ciudad desde las alturas, como por ejemplo los Los Jardines de Luxemburgo.

Fue construido entre el 1764 y 1790, a lo largo de su historia ha tenido diferentes funciones tanto para fines religiosos como patrióticos. En la Tercera República, el Panteón se convirtió en un edificio donde yacen los restos de muchos personajes ilustres de Francia. Sus dimensiones son espectaculares, mide 110 metros de largo, 84 metros de ancho y 83 metros de alto donde reluce su espectacular cúpula.

El Panteón está dividido en dos partes: el interior donde destaca su entrada formada por columnas corintias que sostienen un frontón donde están representados en relieve uno de los hombres más importantes de la historia francesa, como Napoleón, Voltaire y Rousseau. En el frontón se puede leer la descripción:

<<A los hombres, la Patria agradecida>>.

También destaca en el centro de la bóveda que forma la cúpula y donde cuelga el Péndulo de Foucault, construido para demostrar la rotación de la tierra.

Otra parte del interior del Panteón se encuentra la cripta, donde yacen los restos mortales de las personas mas importantes de la historia francesa, entre los que destacan Victor Hugo, Alejandro Dumas, Louis Braille, Jean Monnet y Soufflot.

A final de la Plaza del Panteón, se encuentra los Jardines de Luxemburgo, uno de los jardines más populares, céntricos y bellos de la ciudad parisina.

Estos jardines están acompañados de un majestuoso palacio hecho a medida  la italiana bajo la orden de María de Médicis, cansada de vivir en Louvre. Su construcción fue entre 1615 y 1617, con el paso del tiempo fue adquiriendo mas terreno para ampliarlo junto con los jardines y así en 1972 llegó a su máxima expansión.

En la Revolución Francesa y en la Segunda Guerra Mundial, fueron utilizados como una prisión y un cuartel por los alemanes para construir un búnker en el jardín.

De camino a la Torre Eiffel, en mi último tramo del trayecto para finalizar el largo paseo por la ciudad parisina, tenia previsto subir a lo más alto de la torre, lo que le llaman “la cima” y enamorarse de las vistas y los colores de esta gran ciudad.

Este símbolo de París es el monumento mas visitado del mundo, con sus 324 metros de altura, es la estructura mas alta de la ciudad.

Está dividida en tres niveles:

La base, donde se asienta la torre y en el que encontrareis kioskos para comer algo.

El primer nivel, situado a 57 metros, tiene una galería circular donde se puede obtener una vista de 360º sobre París, esta zona está acristalada con unos paneles explicativos que nos muestran lo que tenemos a la vista, por ejemplo las ciudades como Madrid que se situa a 1053 kilómetros desde este punto. También tenemos un restaurante llamado Altitude 95, donde podremos cenar con unas espectaculares vistas de la ciudad. Para acceder a este nivel se puede subir por escaleras o ascensor.  

El segundo nivel, situado a 115 metros, se obtienen unas mejores vistas de la ciudad en unas condiciones meteorológicas considerables, si está nublado no se podrá ver nada, quizá un buen fondo blanco. Aquí se encuentra un restaurante renombrado llamado “Le Jules-Verne”, calificado con una estrella por la Guía Michellin.

 En el tercer nivel, o como le llaman también “la cima”, situada a 275 metros, las vistas de la ciudad son únicas y espectaculares. No tendrás una mejor vista de la ciudad en ninguna parte. Solo se puede acceder de manera obligatoria por medio de un ascensor y una sola vez, como si de un billete de ida se tratase, si subes a la cima y decides bajar a un nivel inferior, no podrás volver a subir, en los demás niveles puedes subir y bajar cuanto quieras, ya sea por ascensor o escaleras. Es un sitio no apto para personas que sufran de vértigo!

Esta torre fue obra ( o monstruo de hierro como le apodaban ) del ingeniero francés Gustave Eiffel para la Exposición Universal de 1889 de París, fue construida en dos años, dos meses y cinco días para dicho fin. En las guerras mundiales fue utilizada como antena de radiodifusión con la que captaron mensajes que ayudaron a los aliados. Se planteó la demolición en muchas ocasiones y actualmente es el monumento mas visitado del mundo en el que sirve también como emisora de programas de radio y televisión. 

La mejor opción y ahorrarte las largas colas es reservar con antelación y obtener la entrada online, puedes obtenerla aquí y presentarla desde el móvil.

En mi penúltima parada de la noche,  dando un paseo por el Jardin de las Tullerias para llegar a el museo más importante y uno de los mas visitados del mundo, el Museo del Louvre.

Este espectacular museo se encuentra alojado en el Palacio del Louvre, una fortaleza del siglo XII. Con una increíble a la par de bonita pirámide de cristal que sirve como acceso al interior del museo, en el que aloja una colección de pinturas como La Gioconda  de Leonardo da Vinci, La libertad Guiando al Pueblo de Delacroix o Las Bodas de Caná  de Veronés y esculturas como La Venus de Milo  de la Antigua Grecia, El escriba sentado del Antiguo Egipto y La Victoria Alada de Samotracia  del periodo Helenístico de la Antigua Grecia. Sin duda un gran museo para los amantes del arte que podrán perderse recorriendolo.

La entrada es gratuita miembros de la UE menores de 26 años, a partir de ahí es de 15€. Puedes reservar tu entrada preferente aquí.  

Llegando a mi última parada, antes de llegar al hotel, uno de los miradores más altos de la ciudad ofrece estas espectaculares vistas, está situado en la Torre Montparnasse. 

Con una altura de 210 metros, desde la terraza situada en el piso 59, se puede contemplar la ciudad desde las alturas y tener una preciosa imagen de la Torre Eiffel. Esta torre no es de las más bonitas, pero si que deja unas vistas sin igual. En el mirador, dependiendo la época del año, ofrecen varios eventos como el trampolín o camas elásticas para saltar en las nubes y vivir una experiencia única sin igual.

 

Cualquier información, podéis preguntar a la persona que os pide el ticket, son muy amables y amigables. Suelen atenderte en Inglés, Francés y Castellano.

Para obtener las entradas puedes entrar aquí.

Y con esta última foto que me deja la ventana desde el hotel me despido. Fue un día muy intenso, me ha sorprendido mucho y me esperaba cualquier cosa de la ciudad de la luz, hay que venir alguna vez en la vida y sentir esta maravilla ciudad, un icono del romanticismo.

Lo que más me gustó fue el tiempo nublado, favorecía las fotos y también la poca cantidad de gente hasta cuando empezó hacer bueno o coincides en las horas puntas donde todo el mundo aprovecha. El idioma tampoco fue un problema, entre el francés, inglés o español te puedes defender, con preferencia del inglés. La comida tampoco era un problema, siempre nos quedará el McDonald’s. Quizá pueda decir que no me disgustó nada, disfruté de cada sitio como un niño pequeño y me dejó un buen sabor de boca. Volvería a repetir, en otra época del año y en un futuro no muy lejano y con el recuerdo de mi bolsillo de la mano.  

GUÍA

CUÁNDO IR

Cualquier momento es perfecto para escaparte unos días a París, quizá uno de los mejores momentos para ir es el verano, con temperaturas agradables que te invitan a disfrutar de sus preciosos jardines con vistas a la torre en todo su esplendor y aprovechar sus horas de luz para darte ver toda la ciudad parisina.

QUÉ COMER

En esta ciudad hay mucha variedad gastronómica, desde restaurantes finos hasta un McDonald’s. 

Si te gustan los duces, los croissants, el pain au chocolat y los crepes no deben faltar en tu desayuno.

Si amas la carne, no puedes irte sin probar un plato de carne con patatas fritas bañado en una suculenta salsa.

Si quieres hacer una cata de vinos franceses, en Francia “los colores” del vino se identifican asi: Vin blanc (vino blanco), Vin rouge (vino tinto), Vin rosé (vino rosado) y Vin gris (vino gris). Si compras la tarjeta de turismo Paris Pass, incluye cata de unos gratis.

Si buscas comer barato, hay unos mercados que los llaman las Brasseries, donde es posible comprar comida preparada lista para comer tanto francesa como de otros países.

 

TRANSPORTE

La mejor manera de moverte por la ciudad es andando o en transporte público, si vas en coche es mejor dejarlo aparcado porque es bastante complicado buscar aparcamiento sobre todo en la zona centro.

De Lunes a Sábado el horario es de 9 de la mañana hasta las 8 de la tarde, dependiendo la zona va desde 4€ en el centro a 2,40€ en la periferia, el tiempo máximo para aparcar es de 2 horas. Los festivos y sábados a partir de las 8 de la tarde hasta el lunes a las 9 de la mañana es gratis. También puedes optar por parking público, dependiendo la zona tienen una tarifa, pagando una media de 10 a 15 € por 24 horas.

 

ALOJAMIENTO

Según las fechas, el alojamiento en París es bastante caro, sobre todo en la zona centro. Si encuentras ofertas no dudes en cogerlas. Por los alrededores hay hoteles a buen precio, o más a las afueras, por lo que te obliga a moverte en transporte público o andar mucho.

Tuve la oportunidad de alojarme en el ático con vistas a la Torre Eiffel desde la ventana en el Hotel Eiffel Kensington. La imagen habla por si sola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *